Un tema que divide

El Registro Único de Adoptantes (RUA) se puso en marcha en 2005 con el fin de conformar una base de datos unificada para todo el país que contenga los nombres de las personas interesadas en adoptar. Sin embargo, como Argentina tiene un Gobierno federal, cada provincia tiene derecho a adherir o no a este registro.

Hasta ahora, el RUA sólo cuenta con la incorporación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires, La Rioja, San Juan, Santa Cruz, Entre Ríos, Jujuy, Neuquén y Tierra del Fuego (Ver Mapa de provincias adheridas al Registro Único de Adoptantes). Algunas provincias están analizando el tema de la adhesión mientras que otras, como por ejemplo Misiones y Formosa la rechazaron con el argumento de defender su autonomía.


Provincias adheridas al RUA

Marisa Herrera, investigadora del CONICET, consultora del área de Protección de Unicef y autora del libro “El derecho a la identidad en la adopción”, opinó que “nunca un instrumento registral que lo único que hace es compilar y ordenar datos va a dar respuesta a una problemática tan compleja como lo es la adopción”. También resaltó que la operatividad del RUA depende en gran medida de la adhesión de las provincias, por lo cual, hasta que esto no suceda, este organismo carece de operatividad o se ve imposibilitado de cumplir su finalidad, la de ser una fuente de datos estadísticos a nivel nacional.

En relación al rechazo de esta ley por parte de algunas provincias, Mondelli, de la Fundación Adoptar, resaltó que algunas de ellas, como las del norte, no aceptan adherirse al RUA porque “consideran que es una idea del poder central que no responde a su problemática ni intereses”. Krasnapolski agregó que “el RUA no va a ser posible nunca ya que hay provincias que no van a adherir jamás ya que no aceptan dar en adopción a quienes no residan en el mismo territorio”.
Las provincias del sur del país en general no aceptan la inscripción de adoptantes que no sean de su jurisdicción ya que los niños que requieren familia son otorgados a los postulantes de su propia comunidad. En el oeste, si bien se encuentran en proceso de creación del RUA, tienen prioridad para los residentes de la misma provincia en que se encuentran los niños. El Litoral, por su parte, admite limitadamente la inscripción en los propios juzgados. Las provincias del norte han ido restringiendo la posibilidad de inscripción a no residentes, pero existen algunos registros únicos de adopción de reciente creación. Las provincias del centro del país tienen sus propios listados pero con criterios restrictivos.